Leithient (akivah) wrote,
Leithient
akivah

  • Mood:
  • Music:

Entre el discorde estruendo de la orgía

Entre sombras, vuelta al pasado;
entre sombras, desesperado.


Dedico esta entrada a una señorita y evitaré hacer largas descripciones. Simplemente la temática tratada es común, y prefería dejar claro la fuente que ha hecho posible esta actualización para que esto no sea una intertextualización descarada. El mérito es suyo, puesto que de lo contrario no se me hubiera ocurrido ponerme a pensar.

Cuando elegimos un representante político, ¿qué motivación nos mueve a ello? Para unos será convicción política cuyas raices se encuentran generaciones atrás, sin duda. Para otros serán algunas promesas que les puedan hacer sentir más tranquilos mientras ven las noticias sentados en un cómodo sofá (aunque como todos sabemos, el sofá tiene usos mucho más plácidos que ese). Yo, sin embargo, prefiero quedarme con la motivación de la utilidad. Y esto es extensible a nuestros queridos representantes.

Ya en tiempos republicanos se hacía presente la (¿absurda?) distinción entre Presidente de la República y Jefe de Gobierno. El primero con total valor representativo. El mismo valor representativo que tiene nuestro queridísimo rey Juan Carlos.

No pongo en duda que allá por el siglo XVII disponer de un rey que escondiera la cara ante los problemas tuviera su mínima utilidad, porque tampoco es que fueran la hostia en bicicleta. Hoy en día me parece que ni eso. ¿Qué hace el rey? Esto... ah, creo que cuando hay que hacer algo con un país que también es monárquico cumple la plausible labor de entrevistarse con el rey y dar buena imagen. Por eso a los países que no son monárquicos les va tan mal.

Resumiendo lo que quiero decir, a mí me da relativamente igual si el gobierno de nuestro país es izquierdoso radical o fascista españolazo. O de centro, popular o socialista obrero español. Más que nada porque nosotros lo hemos elegido y hacen una función. Más o menos bien, pero la hacen. Así que con nuestro pan nos lo comemos. El rey aquí no sirve para nada, no es útil, y a mí me parece una barbaridad pagarle la vida a una persona que es completamente inútil. El señor que recoge la basura de mi casa todas las noches es más productivo. Y yo de alguien que me representa lo mínimo que le exijo es que sea útil. Porque para hacer lo contrario, que no nos represente.

P.S.: Diré nombres de pila. Copiosos aplausos hacia Víctor, Alejandro, Verónica y Beatriz por actualizar su blog,unos de vez en cuando, otro al fin después de mucho tiempo. Collejas para Iván, Susana y Paloma por todo lo contrario.

Miguel, hay vida más allá de Vampiro: La Mascarada.
Tags: política
Subscribe

  • Recuerdos teñidos por tu voz

    Ausencia de dolor, vida teñida por el odio. Tengo intención de repetir algo similar a esto una vez más. Y después intentar alejarme de este tipo de…

  • Entre palabras, sentimientos y razones

    Le dije que no era cierto, me dijo que no era mía. Es la primera vez en este blog que no pongo un título extraído de algún poema de Bécquer, pero…

  • Antonio Machado. Campos de Castilla

    Cátedra, 1999 Me parce complicado hablar de un libro que no puedes resumir convencionalmente, así que se hará torpemente. Es reseñable mi…

  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 6 comments