valleinclan

No sé si quiero sentirte entre mis brazos

Sobra la gente que me rodea si no estás,
nada tiene sentido si no te puedo amar.


Antes de ponerme a escribir sobre lo que ha sido el decepcionante viaje de fin de curso, escribiré una de las pocas cosas buena que ha tenido: los momentos de soledad frente a un papel.


(22 de abril de 2006. Roma)

Tal vez quiera sentirte entre mis brazos
y mientras tanto desear besar tus labios
viéndonos en la inmensidad del cielo
y sabiendo que nuestro amor fue eterno.

Siendo el tiempo testigo de mis actos
y tú de este momento de letargo,
pero abrir los ojos una mañana de mayo
y sentir a la vez que fuimos algo.

Tal vez nunca tuve encanto
ni sentimientos hacia algo.
Pero si es cierto explícame por qué fue bello lo amargo.
Dime por qué: ¿por qué te sigo amando?


(24 de abril de 2006. Venecia)

Nada en la oscuridad. No hay estrellas
pero la luz aún te representa,
siento como si aún pudiera verla
entre mis esperanzas desechas.

Nada en el mar. Sin ti no hay belleza
y aún así las olas por ti danzan;
recorren con mis sueños tu espalda
demostrando así cuánto te aman.

Nada en el silencio. Ya no hay ruido.
Ya, sin sentir desprecio por la vida
puedo de menos seguir echándote
y soñar que un día serás mía.
  • Current Mood
    cansada
  • Tags
valleinclan

No soporto la voz humana

Para que no me atosiguen vuelvo a escribir, aunque no tenga nada que decir. Y es que a estas alturas aún sigo pensando qué narices me lleva a este odio racional a todo lo que rodea al ser humano, lo que hace bastante difíciles las relaciones sociales. Tampoco es que me moleste demasiado, la verdad.

No estaría de más dedicarle un párrafo a las víctimas. Pero no a las víctimas normales, que todos mis respetos tienen, sino a las víctimas sin razón de serlo. A todos aquellos victimistas que bajo esa máscara de todo me sucede a mí, qué malo es el mundo, ocultan a una persona por la que no merece la pena ni este párrafo que les estoy escribiendo. Ni tampoco merecen que yo sienta asco hacia ellos, pero por suerte o por desgracia la vida ya me ha puesto a varios delante de mí y no puedo hacer nada para que desaparezcan porque ponerse a pegar tiros a diestro y siniestro está mal visto. Pero qué bien le harían a la sociedad si no estuvieran...

Seres despreciables que contrastan totalmente con otro tipo de personas que hacen que esta existencia sea un poco más agradable. Es una lástima que sean los menos, pero bueno, alguno se salva. Y alguna, por no decir el número exacto, que también queda muy mal decirlo.

¿Mi tierra? Mi tierra eres tú. ¿Mi gente? Mi gente eres tú. El destierro y la muerte para mi están adonde no estés tú. ¿Y mi vida? Dime, mi vida, ¿qué es, si no eres tú?
  • Current Music
    Martha and the Vandellas - Dancing in the streets
valleinclan

Delgado arroyo cristalino

Aún virgen parece esta noche
que no dejó de ser hermosa.


El cansancio se adueña del peso de mis párpados y la noche se cierra ante mi. Breves versos dedicados a una mujer cuya descripción no se alejaría de lo irreal, inalcanzable, con residencia eterna en mis sueños, sabiendo que hablar de eternidad es una nimiedad.

(04 de abril de 2006)

Delgado arroyo cristalino
de murmullo siempre inquietante,
reflejo de lo que hubo sido
poco tiempo ha, expectante.

Encarcelada a una mirada,
caudal de mi imaginación.
Y resucitar en tus labios
demostrando mi sinrazón.

Resucitar una mañana y no creer que con esos sueños el alma ha muerto, y descubrir que la felicidad no se desvanecerá un amanecer que aún está por llegar. Anónima imagen cuya solidez se desvanece a lo lejos, rasgos borrosos de un pasado que se dejó marchar, o que tal vez nunca llegó y también forme parte de esa incoherencia que nubla mis pensamientos. Poesía para regalarte un momento en el que quedes inmortalizada. Poesía para morir en tus brazos, aunque nunca llegue a contemplarlos.

Sin ningún tipo de valor o espíritu.

Y que nadie se ralle, que estoy perfectamente y nos conocemos. Solamente son unos versos escritos sobre un papel y un texto que lo acompañe, cualquier parecido con la vida real (con mi estado actual) es pura coincidencia.
  • Current Music
    Andrea Bocceli - Vivo per lei
  • Tags
valleinclan

Entre el discorde estruendo de la orgía

Entre sombras, vuelta al pasado;
entre sombras, desesperado.


Dedico esta entrada a una señorita y evitaré hacer largas descripciones. Simplemente la temática tratada es común, y prefería dejar claro la fuente que ha hecho posible esta actualización para que esto no sea una intertextualización descarada. El mérito es suyo, puesto que de lo contrario no se me hubiera ocurrido ponerme a pensar.

Cuando elegimos un representante político, ¿qué motivación nos mueve a ello? Para unos será convicción política cuyas raices se encuentran generaciones atrás, sin duda. Para otros serán algunas promesas que les puedan hacer sentir más tranquilos mientras ven las noticias sentados en un cómodo sofá (aunque como todos sabemos, el sofá tiene usos mucho más plácidos que ese). Yo, sin embargo, prefiero quedarme con la motivación de la utilidad. Y esto es extensible a nuestros queridos representantes.

Ya en tiempos republicanos se hacía presente la (¿absurda?) distinción entre Presidente de la República y Jefe de Gobierno. El primero con total valor representativo. El mismo valor representativo que tiene nuestro queridísimo rey Juan Carlos.

No pongo en duda que allá por el siglo XVII disponer de un rey que escondiera la cara ante los problemas tuviera su mínima utilidad, porque tampoco es que fueran la hostia en bicicleta. Hoy en día me parece que ni eso. ¿Qué hace el rey? Esto... ah, creo que cuando hay que hacer algo con un país que también es monárquico cumple la plausible labor de entrevistarse con el rey y dar buena imagen. Por eso a los países que no son monárquicos les va tan mal.

Resumiendo lo que quiero decir, a mí me da relativamente igual si el gobierno de nuestro país es izquierdoso radical o fascista españolazo. O de centro, popular o socialista obrero español. Más que nada porque nosotros lo hemos elegido y hacen una función. Más o menos bien, pero la hacen. Así que con nuestro pan nos lo comemos. El rey aquí no sirve para nada, no es útil, y a mí me parece una barbaridad pagarle la vida a una persona que es completamente inútil. El señor que recoge la basura de mi casa todas las noches es más productivo. Y yo de alguien que me representa lo mínimo que le exijo es que sea útil. Porque para hacer lo contrario, que no nos represente.

P.S.: Diré nombres de pila. Copiosos aplausos hacia Víctor, Alejandro, Verónica y Beatriz por actualizar su blog,unos de vez en cuando, otro al fin después de mucho tiempo. Collejas para Iván, Susana y Paloma por todo lo contrario.

Miguel, hay vida más allá de Vampiro: La Mascarada.
  • Current Music
    Dark Tranquility - Alone
  • Tags
valleinclan

Atardece, y ya no queda luz alguna

Recuerdos del amanecer
alumbran esta noche oscura.


La insensatez llama a mi puerta. A unas doce horas de tener dos exámenes todavía no me he decidido a comenzar a estudiar, y no lo haré hasta que sus almas estén viajando por esos lugares desconocidos, si es que van a algún lugar, pero como el tema de las almas es tratado en otra entrada, prefiero cambiar de tercio. Algunos lo llaman ser irresponsable, yo lo llamo ser imbécil. Estoy haciendo un trabajo, y en estos momentos tan poco oportunos llega la inspiración a molestar un poco para entrometerse en mis asuntos y obligarme a mí a dejarlos abandonados.

Esto que ha elucubrado mi mente es algo sobre lo que siempre me ha atraído escribir, pero no me he decidido porque mi situación nunca se ha visto lo suficientemente cercana a esa idea como para animarme a escribir sin sentir que estoy traicionando mis propios principios (una estultez como otra cualquiera, me siento incapaz de escribir sobre algo ajeno a mis vivencias). Está dedicado y producido por alguien. Por una persona que nunca sabrá lo que ha llegado a significar, que estoy segura de que lo leerá y no se imaginará (lejos está de hacerlo) el significado de mis palabras. Y precisamente esa cobardía es el tema que trato.


(29 de marzo de 2006)

Atardece, y ya no queda luz alguna.
Ya no queda luz, su reflejo se esconde;
ni tú ni yo bajo la luz de la luna.
No quedan estrellas que alumbrarnos quieran
después de ser, para la desdicha, cuna.

Y disculpa si te culpo de mis males.
Me acorralan los males de mis mentiras;
juré no volverme a perder entre ángeles.
Nunca fui lugar de belleza infinita;
no soy digna de tus ojos inmortales.

No encontrarías ni en sueños mi inocencia.
Ojalá tuviera algo de valor que ofrecerte;
tal vez esa labor sea mi preferencia.
Y renuncio a descubrir la luz del Sol;
no querría condenarte a la indecencia.
  • Current Music
    Ultravox - Western promise
  • Tags
valleinclan

Olas gigantes que os rompéis bramando

Romper el presente para olvidar el pasado,
huir eternamente del calor de tus brazos.


Me arrepentiré eternamente de lo que acabo de hacer, pero en parte era necesario. Volverá el pasado en mi cara y luego será peor, quizá, pero para cuando vuelva ya estaré preparada. Y bien, igual alguno de ustedes se pregunta qué es lo que he hecho para comenzar a escribir una entrada de esta forma. Hice como en aquella canción de Los secretos, pero sin volver a su lado. Como en aquella canción en la que alguien moría y resucitaba, dejando de luchar por sueños rotos. Exactamente igual, pero sin volver al lado de nadie, sin atarme al brillo de los ojos de nadie, y no es que no quiera, ni que esté resentida, no se me malinterprete, simplemente me vino a la cabeza esa canción, que por cierto me encanta, pero no la puedo compartir todo lo que me gustaría.

Pero, ¿qué más da (si miramos la laguna como llaman a la eternidad de la ausencia)? No puedo evitar pensar en todo esto, quizá yo también me estoy volviendo más vieja y sincera, o que ya no hay catedral que tenga miedo de dejar en manos del enemigo, porque ya no hay enemigo. Me pregunto qué me estará pasando, debo de estar dándoles la impresión de que me he vuelto loca o estoy en una depresión sin salida cuando lo cierto es que estoy en uno de los mejores momentos de mi vida, en el que sólo cambiaría un par de detalles que no sé si irán solucionándose por ellos mismos.

Supongo, y de estoy estoy casi completamente segura, que todos mis desvaríos y mis paranoias de estos días se deben a la época de exámenes. Les dejo, disfruten unos versos de mi amado Bécquer.

P.D.: Y sí, lo que he hecho ha sido romper (casi) todos mis poemas.

Llevadme, por piedad, adonde el vértigo con la razón me arranque la memoria... ¡Por piedad!... ¡Tengo miedo de quedarme con mi dolor a solas!
  • Current Music
    Iced Earth - Slave to the dark
valleinclan

Quisiera, hermosa mía

Sólo quedó entre los recuerdos
el triste sabor de tu ausencia.


Es propio de la ausencia de inspiración que mi estado de ánimo sea positivo, pero se han juntado una inspiración ausente con un estado de ánimo incierto. Sin haberme anunciado ese trato que me llena de vacío. No me gusta mantener tanto tiempo sin actualizar este intento de blog, y no tengo nada de lo que escribir porque no me siento con ánimos para ello. Recientemente leí un libro de poemas para clase, y hubieron algunos que merecía la pena remarcar. Transcribiré aquí el que, a mi juicio, es el mejor poema de todo el libro. Y sí, utilizo la cursiva porque me parece que en este arte no se puede hablar de categorias, de mejor o de peor. Es el que más me ha conmovido.

A falta de musa, alimentémonos de los escritos de aquellos a quienes pudo rozar la poesía. Espero que les guste.


VI

De pronto el corazón con ansia extrema,
mezclada a un tiempo de placer y espanto,
latió, mientras su labio murmuraba:
-¡No, los muertos no vuelven de sus antros...!

Él era y no era él, mas su recuerdo,
dormido en lo profundo
del alma, despertóse con violencia
rencoroso y adusto.

-No soy yo, ¡pero soy! -murmuró el viento-,
y vuelvo, amada mía,
desde la eternidad para dejarte
ver otra vez mi incrédula sonrisa.

-¡Aún has de ser feliz! -te dije un tiempo,
cuando me hallaba al borde de la tumba-.
Aún has de amar-; y tú, con fiero enojo,
me respondiste: -¡Nunca!

-¡Ah!, ¿del mudable corazón has visto
los recónditos pliegues?-
volví a decirte; y tú, llorando a mares,
repetiste: -Tú solo, y para siempre.

Después, era una noche como aquéllas,
y un rayo de la luna, el mismo acaso
que a ti y a mí nos alumbró importuno,
os alumbraba a entrambos.

Cantaba un grillo en el vecino muro,
y todo era silencio en la campiña;
¿no te acuerdas, mujer? Yo vine entonces,
sombra, remordimiento o pesadilla.

Mas tú, engañada recordando al muerto,
pero también del vivo enamorada,
te olvidaste del cielo y de la tierra
y condenaste el alma.

Una vez, una sola,
aterrada volviste de ti misma,
como para sentir mejor la muerte
de la sima al caer vuelve la víctima.

Y aun entonces, ¡extraño cuanto horrible
reflejo del pasado!,
el abrazo convulso de tu amante
te recordó, mujer, nuestros abrazos.

-¡Aún has de ser feliz! -te dije un tiempo
y me engañé; no puede
serlo quien lleva la traición por guía,
y a su sombra mortífera se duerme.

-¡Aún has de amar! -te repetí, y amaste,
y protector asilo
diste, desventurada, a una serpiente
en aquel corazón que fuera mío.

Emponzoñada estás, odios y penas
te acosan y persiguen,
y yo casi con lástima contemplo
tu pecado y tu mancha irredimibles.

¡Mas, vengativo, al cabo yo te amaba
ardientemente, yo te amo todavía!
Vuelvo para dejarte
ver otra vez mi incrédula sonrisa.

(DE CASTRO, Rosalía; En las horillas del Sar)
  • Current Music
    Pain of Salvation - The perfect element
  • Tags
valleinclan

El monte de las ánimas

Más allá sabemos que no habrá nada;
tal vez podamos tener esperanza.


Siento mi tardanza, creo que me he demorado demasiado en escribir esta segunda entrega de las Entradas cruzadas en la que se va a hablar sobre el alma. Llevo largo tiempo sin demasiada inspiración y es bastante probable que mi redacción les defraude.

Para mí el tema de las creencias religiosas es algo bastante simple. No sirve de nada vivir la vida (que es realmente muy corta, generalmente más corta de lo que se desearía) totalmente amargado a expensas de qué pasará después, de hacer las cosas medidas para el supuesto juicio que hay tras la muerte. Personalmente lo que yo creo es lo que me gustaía que pasase. Lo que puede extenderse al tema de las almas, ya que la verdad absoluta no la tengo y no la tiene nadie, por mucho que se diga.

Aclarado este punto, tengo una visión muy fuerte en que pudiera haber reencarnación. Adoptar todo el tema del alma y qué hay después de la muerte como un camino de aprendizaje en el que nos iríamos reencarnando para crecer espiritualmente. Tuve una época en la que pensé que una vez te morías continuabas tu vida tal cual la dejabas pero en un plano paralelo, sin que interfiriese el mundo de los muertos en el de los vivos o al revés, pero no sé bien por qué razón, esa teoría la he ido aparcando y ha tomado fuerza la otra.

El asunto de las almas gemelas es algo que no me importa demasiado. He pensado acerca de ello bastantes veces, pero también ha ido perdiendo importancia. En ese sentido quién sabe si el alma es algo que se puede dividir y al final no llegamos a ser nada. O al contrario, que todos formemos parte de algo mucho mayor y necesitemos los unos de los otros para complementarlo, nada de parejas o algo relacionado con el amor, sino un sistema como podría ser la naturaleza en el que, estando aquí tenemos cierta independencia y una capacidad de elección en la que seleccionamos con quién compartir algo, pero una vez muertos, seamos incapaces de estar separados de ese organismo.

En fin, voy a ir finalizando esto, que posiblemente lo amplíe próximamente (al paso que voy, tardaré mucho) para atar cabos, pero estoy divagando de una forma muy seria y no quiero que se asusten.
valleinclan

Entre palabras, sentimientos y razones

Le dije que no era cierto,
me dijo que no era mía.



Es la primera vez en este blog que no pongo un título extraído de algún poema de Bécquer, pero ya que se trata de exponer un relato de mi propia cosecha, no creo que procediese hacer el cambio de título, así quedaba más personal. Aunque alguna persona ya lo ha leído, espero que os guste.


Entre palabras, sentimientos y razones

(20 de febrero de 2006)

“En una ocasión mencioné algo acerca de una rosa y sus espinas. Seguramente nadie me escuchó. Triste poesía agonizando cada vez que intento pronunciar su nombre.” Así se encontraba la mente del poeta, divagando como tantas otras veces. Cansado de la vida y de la muerte, ante el humo de un cigarro. “Se encontraba en un jardín, siempre vacía, a pesar de no encontrarse en tierra yerma, pues lo cierto era que la rodeaban otras muchas flores. Pero ninguna igualaba su belleza. Ninguna. Ninguna que inspirase tal ternura.”

Se extinguió el humo, ya no había mas que una colilla y no se encontraba con ánimos de recurrir al alcohol como inspiración, esta vez ya no. Inmerso en su tristeza como única compañera que siempre se había mantenido fiel, continuó escribiendo. “No quería vivir. Hastiada de convivir con su desolación tampoco era capaz de abandonar aquel lugar.” Lo cierto es que él tampoco, estaba atado a sus escritos y no encontraba en ellos mas que nostalgia. “Miraba a sus alrededores y observaba con dolor la vegetación que jamás la alcanzaría, la verde yerba por la que se veía rodeada. Fría prisión, y con ella un jardín de colores tal vez demasiado apagados o de excesiva viveza. Y ninguno tan elegante como su intenso color rubí. Destacaba por ser la única de su noble estamento, y quizá por eso odiaba pertenecer a él, condenada a permanecer siempre solitaria. Poca gente permanecía a su lado algo de tiempo.” Exactamente igual que él, pero de manera distinta. Había caído en la trampa y ahora contemplaba unos hielos al final de un vaso vacío, y los fantasmas de aquellos a quienes en alguna ocasión hizo daño comenzaron a atormentarle. “Sí, ella se sentía ahogada en las lágrimas que no podía derramar. Las mismas que otros, inocentes, derramaron al intentar tocarla. Se sentía culpable, pero no lo era. Formaba parte de su naturaleza, una estrategia para que nada mancillase su doncellez. Virginidad que debía guardar como las musas de la antigüedad para servir de inspiración a dioses en los que no creía, y a poetas que jamás tendrían el derecho de poder acercarse a ella.” Él sabía que era uno de estos últimos. Decadencia era el nombre de su alma, y el de ella, ... (silencio).

“Preguntabase por qué, y nadie le respondía. ¿Y quién tendría el arrojo de dirigirse a un ángel? Intentaba mirar en su interior pero sus propias espinas se lo impedían, sintiendo grandes punzadas en sus finos pétalos. Por sus entrañas habitaban los secretos del mundo y gracias a ello, aún sin aparente capacidad, podía expresar con su mirada.” Cerró los ojos, y al fin pudo verla, en aquella soledad ficticia. Se estremeció; lo hicieron su cuerpo, su espíritu y el mundo. Ese mundo que le separaba de ella. Recobrando la lucidez descubrió que la amaba, y no podía decírselo. En aquel paraíso ella sentía que era menos que el vacío y en el infierno había llenado el mundo de un corazón demasiado dolido como para pasar una vez más por lo mismo sin que terminara consumiéndole. Lo más difícil para él era no poder expresarle todo lo que ella significaba, resignado a verla así, queriendo cambiar su mundo y creando nuevas espinas –sin desearlo- que le alejaban cada vez más de su destino. Siempre intentó hablar con ella en silencio, a través de su inspiración y sus poemas, en un intento de acercarse y poder rozar su corazón. Cada noche recordaba el fragmento de una canción y se lo recitaba a escondidas: “Te esperaré en la próxima vida, donde podamos estar juntos. Estaré esperando ese momento en el cielo. Te lo prometo, te lo prometo.”

Nunca supo si sus palabras fueron escuchadas.

Dedicado a la mujer de mi vida.
  • Current Music
    Pearl Jam - Last exit
  • Tags
valleinclan

Cerraron sus ojos

Se deja llevar a través de la muerte
apagando sus pasos inexistentes.


Les presento la primera entrega de la serie de Entradas cruzadas que ponemos a la vista tanto el compañero de celda Guderian como la que os escribe esta entrada. Hablaremos en esta ocasión del cuerpo una vez ha traspasado los umbrales de la muerte.

Hablemos, pues, un poco acerca de la Historia. Cuando el ser humano muere, el cuerpo es lo que permanece visible a nuestros ojos y se puede hacer con él muchas cosas. Se le entierra, se le entierra ecológicamente, se le incinera en crematorios... Bueno, el entierro ecológico surge en Suecia como alternativa al entierro convencional para que no se saturen los cementerios. No me parece muy útil entrar en tecnicismos más allá de esta información.
Eso en nuestras sociedades. Más allá de eso podría contarles cosas sobre la momificación de los difuntos, la ingestión de algunos de sus restos y demás rituales poco comunes para nosotros. Pero eso sería entrar en terreno religioso y no es de mi agrado hacerlo.

Tras este pequeño esbozo de algo que pretende ser una explicación (bastante lejos de conseguirlo), intentaré exponer mi opinión sobre toda esta parafernalia. La persona se muere. Punto. Si hay algo más allá del cuerpo lo comentaré en la próxima entrada que les ofrezca. Más allá de eso, lo que se haga con el cuerpo que queda me parece totalmente irrelevante, sin tener en cuenta el valor sentimental que cada cual le pueda dar a tener el cuerpo del difunto o hacer algo con éste. Vamos, que el cuerpo se lo comen los gusanos y poco más allá de eso.

Personalmente, creo que donaré mi cuerpo a la ciencia, me parece que hoy en día es la opción más útil. Seguro que la entrega sobre el alma da mucho más de sí.

P.S.: Inhumano. No sé cómo he podido repetir tantas veces en tres párrafos que ha aparecido la misma expresión. Lo siento, ahora no voy a modificar nada pero la próxima vez que escriba me lo haré mirar. =/